martes, 1 de mayo de 2007

El espantapàjaros


El espantapàjaros llamaba en vano a la alondra, que subìa y subìa:
-No me hagas caso, que nada de esto reza para ti. A los demas pajàros, si quiero espantarlos; pero tu puedes bajar todas la veces que se te dè la gana. Baja. Oye, por favor...

Enrique Anderson Imbert

2 comentarios:

luna dijo...

hola, vengo desde le blog de paloma. Me ha gustado mucho tu trabajo.
Besos desde Barcelona.

Diego Vidal dijo...

gracias por la referencia a e.a.i, el ultimo gran maestre de la literatura americana