martes, 10 de abril de 2007

cuento breve


En realidad ese demonio no necesitaba de alas para volar: las agitaba en el aire nada màs que porque asì era como solia versèlas cuando soñaba.
Enrique Anderson Imbert

5 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Beatriz Abel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Beatriz Abel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Diego Vidal dijo...

gracias por el recuerdo del ultimo gran maestre de la literatura universal, imbert